Ley que Regula el Teletrabajo

Ley que Regula el Teletrabajo

El miércoles 5 de junio de 2013 se publicó en el Diario Oficial el Peruano  la Ley N° 30036, mediante la cual  se regula el teletrabajo como una modalidad especial de prestación de servicios caracterizada por la utilización de tecnologías  de la información y las telecomunicaciones, en las instituciones públicas y privadas, promoviendo políticas públicas para garantizar su desarrollo. Si bien la norma se encuentra pendiente de reglamentación, ya se encuentra vigente, pudiendo ser aplicada, debiendo considerar lo señalado a continuación.

El artículo 2 de la Ley define el teletrabajo como el desempeño subordinado de labores sin la presencia física del trabajador, denominado “teletrabajador”, en la empresa con la que mantiene vínculo laboral, a través de medios informáticos, de telecomunicaciones y análogos, mediante los cuales se ejercen a su vez el control y la supervisión de las labores. Son elementos coadyuvantes para determinar la existencia de teletrabajo subordinado, entre otros, la provisión por el empleador de los medios físicos y métodos informáticos, la dependencia tecnológica y la propiedad de los resultados.

Cuando el teletrabajador aporte sus propios equipos o elementos de trabajo, el empleador debe compensar la totalidad de los gastos, incluso los gastos de comunicación, sin perjuicio de los mayores beneficios que pudieran pactarse por acuerdo individual o convenio colectivo. Si el trabajador realiza sus labores en una cabina de internet o en un equipo proporcionado por terceras personas, el empleador asume los gastos que esto conlleva.

Cabe señalarse que, por razones debidamente sustentadas y previo consentimiento del trabajador, el empleador puede variar la modalidad de prestación de servicios convencional, en lo local de la empresa, a la modalidad de teletrabajo, sin afectar la naturaleza del vínculo laboral, la categoría, la remuneración y demás condiciones laborales, salvo  aquellas vinculadas a la asistencia al centro de trabajo. El empleador puede reponer al teletrabajador a la modalidad convencional de la prestación de servicios que ejecutaba con anterioridad, a solicitud del trabajador o si acredita que no éste no alcanza los objetivos de la actividad bajo la modalidad de teletrabajo.

El teletrabajador tiene los mismos derechos y obligaciones establecidos para los trabajadores del régimen laboral de la actividad privada y podrán utilizarse todas las modalidades de contratación establecidas para dicho régimen, asimismo, las entidades públicas sujetas al régimen laboral del Decreto Legislativo 276 y regímenes especiales, se encuentran facultadas para aplicar la modalidad de teletrabajo cuando así lo requieran sus necesidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.